Receta: Sándwich de helado súper sencillo

De entre todos los amantes del helado, hay un número de seguidores fieles al clásico sándwich de helado. Empanado entre barquillos, galletas o pan tostado, es uno de los postres más solicitados del verano. Así que hemos redactado esta receta muy sencilla para que puedas preparar tus propios sándwiches de helado en casa.

Ingredientes para 4 personas:

  • Ocho rebanadas de pan de hogaza o similar
  • Una tarrina de medio litro de helado de chocolate
  • Tres cucharadas de mantequilla
  • Dos plátanos
  • Nata montada

Preparación:

En una sartén, coloca tres cucharadas de mantequilla y deja que se derrita. Una vez líquida, rebaña las rebanadas en la mantequilla y ponlas a tostar hasta que adquieran un color doradito: nunca dejes que se tuesten demasiado, o matarán el sabor del helado.

Mientras se tuestan las rebanadas, puedes ir cortando el plátano o la fruta que hayas elegido en finas lonchas, lo más finas que puedas. Una vez tengas todas las rebanadas tostadas, coloca un vaso boca abajo sobre cada rebanada y haz dos agujeros del tamaño del vaso, así conseguiremos unos sándwiches redondos.

Una vez hecho esto, coloca el plátano en la mitad de las rebanadas redondas hasta que ocupe toda la superficie. Después, con la ayuda de una cuchara para helados, coloca dos bolas en cada rebanada y cierra el sándwich con las sobrantes.

Para emplatar, puedes utilizar platos llanos pequeños o similar, colocar dos sándwiches en cada plato y acompañar de nata montada. ¡Simplemente delicioso!

Nota: Puedes cambiar tanto el sabor del helado como la fruta utilizada, puedes modificar esta receta todo lo que tu imaginación te permita.

Comer helado es bueno para la salud

Cuando pensamos en helados, en seguida nos viene a la cabeza lo fresquitos que están, -y las calorías que tienen, -. Pero, aun así, comer helado no es tan malo como algunos piensan. Además de ser una fuente de energía, tienen otros beneficios que los hacen irresistibles.

Y es que el alimento ideal del verano no lo es por casualidad. Con las altas temperaturas, siempre hay que estar bien hidratado y refrescar el cuerpo constantemente, por eso, qué mejor que disfrutar de este placer helado para mantener nuestro cuerpo en la temperatura correcta y aportarle una dosis de nutrientes.

Los helados, en su gran mayoría, están preparados con leche, por lo que otra de sus características beneficiosas es la cantidad de calcio que nos aporta. Además, el helado contiene vitaminas A y D, por lo que es un alimento ideal para hidratarse y nutrirse al mismo tiempo. Aunque, por razones obvias, nunca debemos sustituirlo por la fruta, -por mucho que queramos-.

Aunque no nos engañemos, la fruta suele ser otro de los ingredientes principales de los helados. Qué ricos están los sabores a plátano, fresa o frambuesa, y dependiendo del que elijas, recibirás unas vitaminas y minerales diferentes. Eso sí, siempre intenta elegir los helados artesanales, como los que creamos en Gerogelato, ya que los que están preparados en cantidades industriales poseen una mayor cantidad de azúcares y aditivos.

En resumen, los helados son un alimento ideal en cualquier época del año, pero es en verano cuando realmente nos aporta muchos beneficios que podemos aprovechar. Y aunque no sea un placer que podamos disfrutar diariamente, -ojalá, - siempre sienta bien disfrutar de un helado casero tranquilamente, a la vez que nos hidratamos y nos nutrimos.

Al tener azúcar y ser bastante calórico, lo ideal es comer helado durante la mañana o por la tarde, pero evítalos por la noche. Y si después realizas alguna actividad física, mejor. Los diabéticos, pacientes con los triglicéridos altos o para los que están a régimen, mejor mantenerlos alejados.

Y si quieres crear tus propios helados caseros y experimentar con sus recetas para crear helados más sabrosos, o quien sabe, incluso más saludables, puedes apuntarte a cualquiera de nuestros cursos, en los que te enseñaremos a fabricarlos tú mismo.

Las siete maravillas del helado


Cada persona tiene un sabor de helado predilecto. Esta elección puede llegar a decir más de lo que parece sobre nuestra personalidad y nuestros gustos; por ejemplo, una persona a la que le encante el helado de limón seguramente no tenga los mismos gustos que otra que es amante del chocolate. Parece lógico, ¿verdad?
Aun así, hay siete helados que siempre son los más demandados por su sabor y consistencia. Son las siete maravillas del helado, aquellos sabores que parece que fueran inventados exclusivamente para combinar con este sabroso y frío tentempié.
Menta:
Su color verde hipnotiza, y entre su frescor y su sabor, nos deja la garganta como nueva. Su delicadeza en el paladar lo convierte en un ingrediente ideal para servirlo entre platos.
Fresa:
Sin duda, uno de los más demandados por los niños. ¿Os acordáis del Frigopie? Pues el clásico helado de fresa tiene un sabor superior. Aunque tiene un pequeño toque amargo, combina perfectamente tanto en tarrinas como en polos y granizados.
Café:
Su característico aroma y su sabor concentrado lo convierten en uno de los helados más solicitados. Podemos combinarlo con semillas tostadas o frutos secos, y el resultado es asombroso.
Almendras:
A los amantes de los frutos secos les encanta este helado. Su suave textura combinada con el crocanti lo convierten en uno de los Top Ventas en heladerías y cafeterías. Además, ¡combina con todo!
Dulce de leche:
Sin duda y como indica su propio nombre, es el helado más dulce y empalagoso del mercado. Su sabor inconfundible, acompañado de su cremosa textura y su sobredosis de azúcar le ha hecho ganarse un puesto en las siete maravillas del helado.
Vainilla:
Cómo no podía ser de otra manera, el helado de vainilla es, sin duda, uno de los helados favoritos de niños y mayores. En polo o tarrina, esta delicia suele estar en combinación con conguitos o chocolate, lo que la convierte en todo un clásico heladero.
Chocolate:
El helado de chocolate es el líder indiscutible de esta lista de maravillas. Y es que, aparte de estar riquísimo, suele ser pareja de casi todas las bolas de helado que pedimos. Ahora han sacado variantes como el helado de Nocilla o el de Kinder, pero sin duda, el original es el helado más demandado.

El helado; un postre más antiguo que Jesús

El helado ha sido, probablemente, uno de los mejores inventos de la historia. Existen varias referencias sobre la utilización de los primeros helados desde Antes de Cristo, y todo apunta a que los romanos y los chinos fueron los principales descubridores de este maravilloso manjar.

Algunas historias cuentan que Alejandro Magno ordenaba a los esclavos recoger nieve de las montañas para poder refrescar los vinos y los alimentos. El Emperador Nerón también enfriaba sus jugos de fruta y sus vinos con hielo o nieve de la montaña.

Es complicado saber con certeza cuál es el origen del helado, ya que este producto ha sufrido numerosas modificaciones con el paso del tiempo y los avances tecnológicos. Como ya hemos dicho, el Emperador Nerón enfriaba sus jugos de fruta y sus vinos con nieve y hielo traído de la montaña, lo que comenzó a extenderse entre los habitantes de Roma hasta popularizar el conocido actualmente como sorbete.

En el siglo XIII, Marco Polo, tras regresar de uno de sus viajes al Oriente, trajo varias recetas de postres helados elaborados en China durante cientos de años, y que eran elaborados a base de fruta, miel y nieve. De hecho, uno de los productos helados más conocidos de la historia, el polo, se llama de esa forma en honor al hombre que lo trajo a Europa.

Catalina de Médicis fue la encargada de llevar estos postres a Francia cuando se casó con Enrique II. El cocinero de Catalina guardó sus recetas con mucho secreto, por lo que eran auténticos manjares que sólo podían disfrutar unos pocos en las comidas reales. Posteriormente, en Francia se comenzó a cocinar estas recetas con huevo.

La primera heladería de la historia

Una nieta de Catalina se casó con un príncipe inglés, llevándose consigo el helado a Inglaterra. Su cocinero fue el que comenzó a elaborar estos postres helados con leche, ingrediente principial de los helados actuales. Así es como se comenzaron a extender por toda Europa, llegando a América durante la época de la colonización. En 1686, el siciliano Francisco Procope abrió un establecimiento en París, donde sus helados se hicieron conocidos y alcanzó una gran fama en Europa.

El rey Luis XIV quiso felicitar a Procope por su producto. Y así es como nació la primera heladería, de ahí que se les atribuya a los sicilianos el invento del helado tal y como lo conocemos en la actualidad. Ya en el siglo XVII, el chef francés de Carlos I de Inglaterra preparó una ‘’nieve helada’’ que sirvió de postre tras un banquete del monarca. Desde esa noche, el rey sólo permitió que se sirviera esa delicia en sus comidas reales y prohibió al cocinero divulgar esta receta. Aun así, el chef no guardó el secreto y la receta llegó a todos los rincones del reino.

En la antigüedad, donde no existían neveras ni congeladores, se intentaba mantener el hielo en pozos bajo tierra que eran tapados con paja y ramas de roble. En el siglo XIX se inventaron las primeras máquinas de hacer hielo, y eso propició su consumo en masa. En esa época, el hielo se conservaba en cajas hechas con corcho o madera.

Noruega fue el gran fabricante de hielo a nivel industrial en el siglo XIX. Llegó a exportar más de 500.000 toneladas al año. Con la aparición de los primeros frigoríficos eléctricos domésticos del mercado, esta industria llegó a su fin.

El avance más grande que tuvo la industria del helado fue el descubrimiento del descenso crioscópico, es decir, el descenso de la temperatura de solidificación de las salmueras, las cuales permitían la utilización de baldes rodeados con mezclas de hielo y sal o agua y sal a bajas temperaturas, se congelaran batiendo bebidas, leche y jugos a una temperatura inferior a la normal. Así fue como se crearon los primeros helados cremosos.

Come helado todo el año

El helado, ese postre tan dulce como gélido que disfrutamos a todas horas en verano. Hoy en día los podemos encontrar de todos los sabores, formas y colores. Desde el clásico helado de turrón hasta los novedosos cucuruchos con helado de tortilla de patata, tequila o anchoas.

Hay tantos helados como gustos, pero los clásicos nunca fallan; chocolate, stratachela, vainilla o dulce de leche. ¡Es difícil decantarse por uno solo! Este año las heladerías han cerrado con un gran final del verano que ha compensado con el inicio de una primavera de dudoso clima y en la que parecía que los españoles no dábamos el paso de comenzar a llenar nuestros congeladores de polos, tarrinas y sándwiches.

La temporada heladera se ha cerrado con una facturación de más de 500 millones de euros en España y todo apunta a que a final de año, se habrán vendido 250 millones de unidades. Según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el año pasado los españoles consumieron un total de 126,3 millones de kilogramos de helado, 2,3 millones más que en 2014.

Los valencianos, adictos al helado

El caloret está presente gran parte del año en la Comunidad Valenciana. El solecito, la playa y las terrazas son el ecosistema ideal para consumir helado a todas horas, independientemente de la época del año. Y es que, según datos del Ministerio de Agricultura, la Comunidad Valenciana es la mayor consumidora de helado de España, nada más y nada menos que 214 bolas de helado por habitante. Madrid, Baleares y Canarias son las otras tres comunidades que más helados toman, al contrario que Cantabria, Castilla y León y Extremadura, que parecen ser más reacias a este manjar.

El problema viene cuando se acaba el calor y comienza la época de ‘mantita y peli’, en la que el chocolate y los churros comienzan a sustituir progresivamente al helado. Es por eso que las empresas del sector quieren comenzar a seducir a los consumidores durante el resto de estaciones del año, y dejar así de ser un producto de temporada.

Para eso, se han inventado diferentes fórmulas de atracción que juegan, sobre todo, con las nuevas texturas y sabores, siempre en un envase sugerente que invita a disfrutar de este postre independientemente del mes del año.

Helado a la plancha y cucuruchos minis

Internet ha sido testigo de cómo, en algunas heladerías tailandesas, se realizaban los helados en una plancha. Los llamados ‘helados fritos’, se fabrican sobre una plancha a menos 40º, en la que echan un líquido del sabor que se desee y se va extendiendo con una espátula hasta que, en pocos segundos, se convierte en una deliciosa lámina que enrollan y meten en una tarrina con todo tipo de florituras. Esta técnica de fabricación permite contemplar al cliente en directo el proceso de solidificación del helado y además suele ser un espectáculo bastante llamativo. Ya se ha comenzado a extender por EE.UU e incluso en Madrid, existen ya varias heladerías que lo practican.

Los mini-cucuruchos son otro de los productos estrella para este invierno, y es que a todos nos apetece de vez en cuando un capricho helado entre horas. El ‘snacking’ está causando furor y parece que estas mini delicias han venido a invierno para quedarse.

La unión entre Heladería y Pastelería

Es cierto que la Heladería moderna, tal y como estamos acostumbrados a verla hoy en día, empezó según la historia por manos de un pastelero siciliano, un tal Procopio de Coltelli, que, obsesionado por intentar vender sus cremas pasteleras, también durante la época de verano, pensó enfriarlas para que los clientes de alguna manera empezaran a consumirlas, aunque hiciese calor en la calle. Si entonces dejamos de considerar la heladería antigua, o sea la heladería de las nieves y los granizados, y tomamos en cuenta sólo la heladería de las cremas, es evidente que el helado moderno, nace y se desarrolla en el mundo, gracias a un pastelero y a su capacidad creativa. De hecho, la relación directa entre la heladería y la pastelería, siempre ha sido una realidad, y la heladería solo en los últimos 30 años se ha ido independizando, generando una técnica y una gama de productos diferentes de los que solían ser, los helados de los pasteleros, verdaderos iniciadores del arte del helado, tal y como se conoce actualmente. El helado para el pastelero era un producto más, dentro de su amplia gama de conocimientos, que reunía y reúne diferentes capacidades para elaborar diferentes productos; y entrando en un laboratorio de pastelería, uno se da cuenta enseguida, de cuantas afinidades hay entre los dos segmentos, y cuantas sinergias se puede establecer, para mejorar la calidad del helado artesanal, recuperando aquella metodología de trabajo, y aquellos perfumes que la pastelería le había concedido y que, de algunas maneras, la heladería fue olvidando durante todos estos años, sobre todo después de la invasión de los productos industriales. Ese puente entre la Pastelería y la Heladería resulta efectivamente muy eficaz e interesante, sobre todo si se valorizan realísticamente y profesionalmente todos los feed-back que genera y la enorme mejora que hay para el heladero, en relación a calidad-precio de sus productos y, sobre todo, al enorme ahorro que constituye prepararse en casa muchos de los productos, que actualmente el heladero suele comprar a los distribuidores de semielaborados. Es cierto que, recurriendo a técnicas de pastelería sencilla, y sin necesitar tampoco invertir en maquinaria compleja, el heladero puede aprender de un buen pastelero a preparar cremas saborizantes, veteados, siropes, pralinés, crocantes, gelatinas y una gama de elementos de decoración, para que el helado aparezca más bonito y más apetecible a la hora de ser adquirido por el consumidor. Es hora ya de que la pastelería y la heladería se rencuentren, y enlacen una amistad profunda, beneficiosa para todo el conjunto de los heladeros y de los productos de heladería. Es algo en lo que todos deberíamos trabajar y en lo que Gerogelato trabaja poco a poco.

Modelos de Negocios heladeros



Hoy más que nunca los modelos de negocio resultan importantes y fundamentales para la consecución de objetivos empresariales básicos, capaces de hacer que una idea sea ganadora en el mercado. Un buen negocio ya no es sólo dar un buen producto artesanal, sino enmarcarlo en un concepto bien definido orientado a trasmitir una identidad fuerte a los consumidores.
Los conceptos o modelos de Negocio más importantes, relacionados con la Heladería, que se están desarrollando en el mercado internacional en este momento son:
1) Heladería Artesanal a la italiana: es el clásico concepto de Heladería pequeña (50-80m2) con los productos "a la vista" y fabricación a diario, con venta a granel en tarrina o cucurucho. En el mix comercial lleva también productos accesorios cuales Smoothies, Batidos, Crepes, Granizados. Se puede desarrollar a partir de un local comercial o de un kiosco o una isla en un centro comercial, por ejemplo. En América Latina se va difundiendo bien en todos los países unido ahora también a la moda de las “food trucks”.
2) Heladería Express: es un modelo que parte desde el Helado Soft o Suave como se le llama en América latina, con un patrón tradicionalmente fuerte en América, y un toque de innovación ganador. Suele ser de autoservicio y el cliente de alguna manera personaliza su producto, añadiendo lo que él quiere. Puede desarrollarse a partir de locales muy pequeños y es bastante fácil de llevar y franquiciar.
3) Paleteróa Gourmet: Hay un verdadero boom sobre todo en Colombia y en México, donde la tradición de la paleta (o polo en España) es muy fuerte. Se desarrolla fácilmente en espacios pequeños y sobre todo en zonas con temperaturas y Humedad elevadas. Se le combina la personalización a través de una mesa topping, donde el cliente elige como bañar su propia paleta. Se le puede combinar al mix comercial la "Cold Stone", los batidos y los Smoothies.
4) Cold Stone: Se puede combinar a la heladería artesanal o a la paletería gourmet. Funciona muy bien en América y le da al cliente la posibilidad de personalizar y construir su propio helado
5) Yogurtería: Ha tenido un boom extraordinario en España en los últimos 5 años, aunque ahora empieza a bajar su nivel de popularidad. A nivel mundial tiene muy buena aceptación sobre todo si cuenta con un buen concepto de marketing. Se puede desarrollar en espacios pequeños y franquiciar fácilmente.
6) Local Multifuncional: Se está poniendo de moda, sobre todo en las grandes ciudades, donde los alquileres son muy elevados y se necesita optimizar el tiempo de apertura. Suelen ser espacios grandes e inversiones elevadas. Lo que se suele hacer es segmentar el local en diferentes áreas, especializadas en la venta de productos específicos. Se generan así áreas de consumo con diferentes productos solo de repostería (heladería, pastelería, bollería, croissanterie, bombonería, cafetería, yogurtería, turronería, etc) o mezclando productos dulces y salados para aprovechar todo el horario de apertura. Se puede desarrollar en formato "mini" con un local de planta rectangular, segmentando los metros lineares de exposición y poniendo a vista en el back del segmento la producción de cada producto. Gerogelato quiere ayudarte a convertir en realidad su sueño de un negocio “helado”. ¿Te atreves?

Técnica y Laboratorio: Paletas Artesanales

En el mundo del Helado, siempre ha habido lo que se suele denominar con el nombre de Paleta o Polo que es como se le conoce en España. Al margen de los que se hacían en la casa que era utilizar unos pequeños moldes puestos en el congelador con un palo, ha derivado en toda una industria completa que ha comercializado con más fuerza esos tipos de helados, especialmente en modalidad de impulso, y a través de una gama de carteles bien coloridos que cada uno de nosotros seguramente recuerda con mucho cariño.

Quien no comió por lo menos una vez en su vida un polo de Hielo con sabor a limón, quizás el que más se ha vendido en todo el planeta. Quien, viendo una película en el cine, no se ha comido un “pingüino” de nata recubierto de chocolate crujiente, o a cuál niño no se le han coloreados los labios degustando a orilla del mar un “Calippo” de diferentes colores y sabores o sentir los magníficos crujidos del choco-clack o la cremosidad del frigo-pie que nos transporta directamente a nuestra más dulce infancia.

×

Log in

×

Suscríbete a nuestro boletín!

Suscríbete y recibe periódicamente nuestro Boletín en tu buzón de correo electrónico.

Consulta nuestra Política de privacidad y nuestros Terminos y condiciones
Puedes darte de baja en cualquier momento.